Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-settings.php on line 399

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-settings.php on line 414

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-settings.php on line 421

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-settings.php on line 456

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-includes/cache.php on line 99

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/virtualmin/cgtandalucia.org/domains/fabricadesombreros.org/public_html/wp-includes/theme.php on line 576
Diagonal: La actividad del CSOA Fábrica de Sombreros se traslada a las plazas

CSOA Fábrica de Sombreros

Diagonal: La actividad del CSOA Fábrica de Sombreros se traslada a las plazas

Publicado el Sábado, 27 de Junio de 2009 a las 0:03 en la categoría FdS en los medios

Publicado el jueves 25 de junio de 2009 en Diagonal / Marta G. Franco - Redacción Sevilla

SEVILLA : EL CENTRO SOCIAL NO FUE INFORMADO DEL DESALOJO HASTA 48 HORAS DESPUÉS

La actividad del CSOA Fábrica de Sombreros se traslada a las plazas

Semanas después de un desalojo repleto de irregularidades, según denuncian los abogados del centro, el CSOA Fábrica de Sombreros sigue vivo

Los okupas de la Fábrica de Sombreros llegaron dos horas tarde a su propio desalojo: la Policía Nacional entró al amanecer y, cuando los vecinos se dieron cuenta, lo que durante un año había sido un Centro Social Okupado Autogestionado (CSOA) lleno de vida ya era otro enorme edificio vacío. Uno más para el negocio del ladrillo. Vacío de personas, que no de recursos: todos los materiales de artesanos y creadores se quedaron dentro.

Hacerlo así fue idea de un funcionario de la Comisaría Centro de la Policía Nacional, que al requerimiento judicial de identificar a los ocupantes del edificio, respondió con un informe en el que aseguraba que “los antecedentes en este tipo de desalojos desaconsejan proceder a la notificación y preaviso”. Aludía a la acción de resistencia del CSOA Casas Viejas, en diciembre de 2007, para alegar peligro de “daños personales tanto entre los ocupantes como entre los funcionarios policiales, amén de los daños materiales sobre los inmuebles a desalojar”. Así ofrecía la excusa perfecta al Juzgado de Instrucción número 20 de Sevilla –donde su propietario, el Grupo Inmobiliario Tempa, presentó una denuncia el mismo día de la okupación– para dictar un auto de desalojo repentino. Según el recurso de apelación de los abogados del CSOA, “vulnerando el derecho de defensa y a la tutela judicial, falto de motivación y desproporcionado”.

Se basan en que la jueza no llamó a declarar a quienes se autoinculparon, que la orden no se les comunicó hasta 48 horas después del desalojo y que se desmanteló un centro social sin indicio de delito. Dentro de unos meses es posible que la Audiencia Provincial de Sevilla reconozca irregularidades en el proceso, pero en todo caso el centro social ya habrá desaparecido… o no, porque esta vez también parece posible que el clásico “se queda” o el repetido “nunca más un barrio sin nosotrxs” sean especialmente pertinentes: no es sólo que los talleres que se hacían dentro se hayan trasladado a plazas cercanas, sino que la asamblea sigue funcionando como colectivo, implicada en las luchas vecinales del entorno. Dicen desde la asamblea que esto es sólo una “transposición hacia otro campo de batalla”. La Fábrica fue espacio público desde que un amplio número de colectivos abrió sus puertas, “ejemplificaba el derecho a la ciudad, a convivir y decidir juntas cómo queremos usar esos espacios públicos” porque “el espacio público sólo lo es cuando se puede hacer y vivir entre todas”.

Ahora, tapiada, lo que se queda es la experiencia de gestión directa de lo común y la potencia de las prácticas autónomas recogidas, que ha sido amplificada por haber llegado a muchas personas que nunca se habían acercado al movimiento okupa: basta preguntar por la zona para saber que el centro social contaba con el apoyo y la complicidad de la mayoría de los vecinos.

[Foto: Ricardo Barquín]

Etiquetas:
1
  • 1

    cuando los espacios públicos están abandonados, es un deber okuparlos!

    spider on Junio 27th, 2009

 

RSS para los comentarios a esta entrada | TrackBack URI

Spam Protection by WP-SpamFree Plugin

[x] Cerrar
E-mail